MARRAKECH-27 IMPRESCINDIBLES DE LA CIUDAD ROJA.

27 COSAS IMPRESCINDIBLES QUE NO TE PUEDES PERDER DE MARRAKECH

Nos dejamos atrapar una vez más por esta ciudad. Alocada y ajetreada. Marrakech es una ciudad perfecta para hacer una primera visita al país, una toma de contacto con este lugar que tan lejano nos parece y tan cerca tenemos.

La ciudad de las tiendas y el turismo. Quizá para mi gusto ha perdido el encanto de lo auténtico, pero bueno aún así, sigue siendo especial. Hay mil cosas que se pueden hacer si pasas unos días aquí, yo te dejo alguno de los imprescindibles a mi entender viajero.

¿Viajamos a la ciudad roja?

1.- PIÉRDETE EN LA MEDINA.

Esto, más que una recomendación, diría yo que es una obligación. La medina o casco antiguo de la ciudad tiene miles de callejuelas y callejas; unos cientos de miles de comercios y rincones increíbles. ¡Piérdete en ellos!

No hay que confundir “Medina” con “Zoco”. En Marrakech coincide que prácticamente toda la antigua ciudad (medina) e

s un mercado (zoco). Hay que alejarse bastante del centro para poder empezar a ver callejas sin tanto comercio, o al menos para ver las tiendas de verdad, las del día a día de los habitantes de esta alocada ciudad.

No tengas miedo, puede ser que la noche no dé mucha confianza callejear, sobre todo si es tu primera vez en una medina de esta magnitud. Normalmente hay mucha seguridad y protección al turista.

Es cierto que el zoco de Marrakech ha perdido un poco o un mucho, depende de con quién hablemos, la esencia de un zoco auténtico. Antes, las partes del mercado estaban distinguidas por gremios y la artesanía era algo que no solo se vendía, sino que se oía, se veía, se palpaba. Estaban los alfareros, hojalateros, ebanistas… 

Todo esto hoy en día ya no sé ve, quizá algún rincón queda, pero es muy difícil de encontrar. Por el contrario, todo está lleno de tiendas de souvenirs de todos los colores y formas posibles. Este es el precio de la globalización.

En cuanto a la medina hay que decir que se estructuraba en barrios y en cada uno había una mezquita, un horno, un hamman, una fuente y una escuela coránica. Marrakech es una ciudad turística, que no ha sabido muy bien conservar el día a día de sus habitantes y el turismo, a mi entender. Por tanto es difícil ver este ambiente de barrio que os hablo, llevar el pan a cocer, el trasiego entrando o saliendo de los hammanes e incluso el ir y venir de los fieles en las pequeñas mezquitas de barrio. Fez o incluso mejor aún, Meknes, sigue conservando la vida real, el día a día de sus habitantes.

2.- ENTRA EN UNA HERBORISTERÍA, COMPRA PRODUCTOS Y COSMÉTICA NATURAL.

En la plaza de las Especias y las calles aledañas, vas a encontrar muchas tiendas que te venden especias, perfumes, potingues, jabones, aceites y un largo etc.

Entre tanto, es muy complicado saber lo que es de buena calidad y lo que no de tanta e intentan colarte como 100% puro.

Yo cada vez que bajo a Marruecos aprovecho y cargo con alguna de mis cositas favoritas, como por ejemplo:

  • Pintalabios mágico, no sirve cualquiera, el verde es el bueno, el de toda la vida. Hidrata mucho el labio y se queda un rosa rojizo muy chulo. Lo mejor es que a nadie se le queda igual, cada labio es un mundo y a cada persona lo tiñe de una forma. Es súper duradero.
  • Kohl, ¿lo conocéis? Desde hace mucho tiempo es lo único que uso para pintar mis ojos. En este viaje tuve la gran suerte de poder visitar una mina y ver del lugar que se obtiene este tinte. El Kohl no es más que un polvito negro que se extrae al moler un mineral. Más natural imposible.

Yo recomiendo que la primera vez compres este botecito con el aplicador incluido.  Queda muy natural, dura mucho y da un montón de vida y profundidad al ojo.

  • Productos con Argán. El argán es un fruto que solo se encuentra en el sur de Marruecos, tiene unas propiedades súper TOP y los productos que derivan del mismo, ya sea cosmética o el aceite para comer, son exquisitos. Eso sí, tienes que cerciorarte que es aceite bueno. Van a intentar venderte aceite de Argán como 100 % puro y no es así. No compres en la plaza Yamaa el Fna. Encontrar bueno en Marrakech no es fácil, tienes que conocerlo. Sin embargo, si bajas a Essaouira lo tendrás sin problema; este lugar es el epicentro del argán.

Como nota curiosa y para distinguir cual es el árbol del argán, cuando veas un árbol lleno de cabras, literalmente, ya sabes que ahí se encuentra el argán. Es muy parecido a una almendra.

En Marrakech, hay algunas cooperativas que muestran todo el proceso desde que se recoge hasta la extracción del producto. Te hacen la demostración y no estás obligado a pagar nada, tampoco a comprar nada. Merece la pena verlo.

  • Productos de Rosa de Damasco. En el camino hacia el desierto, si vas por las gargantas de Dades, encontramos el Valle de las Rosas. Aquí se cultivan cientos de toneladas de esta preciada flor, con la que se realizan todo tipo de productos de cosmética. Recomendable comprar agua de rosas y crema.
  • Azafrán, especias y en concreto Ras el hanout. Las especias en Marruecos son muy buenas, si te gustan no lo dudes y llévate unas poquitas, casi no ocupan lugar y son muy baratas. Con el azafrán pasa lo mismo, es muy barato y muy rico. Pero si hay algo que a mi me chifla es el Ras el Hanout, una mezcla de especias, hay varios tipos diferentes. Es genial para echarle a los guisos, purés y asados.

3.- CURTIDURIAS.

El barrio de los curtidores se encuentra al lado de la puerta Bab Debbagh. No esperes ver la típica foto de las pozas llenas de colores, para esto tendrás que ir a las curtidurías de Fez. Por el contrario, todo tiene su lado positivo, en estas podrás pasearte por al lado de las pozas y ver de cerca el duro trabajo que realizan los curtidores. En mi opinión son mucho más auténticas.

Hay varias, pero lo mejor es visitar la más grande, es la que más impresiona. Vas a reconocer el barrio nada más pises la calle, pues el hedor es más que característico. No te van a dejar entrar por libre, hay alguien que te va a enseñar el proceso de curtido de la piel, te hará todo el recorrido, hasta subirte a la terraza de una de las tiendas de pieles, donde podrás tener una visión panorámica de las mismas. La persona que te acompañe por supuesto va a querer dinero a cambio, os van a decir que lo que quieras, pero luego al final del recorrido, puede ser que exija un importe concreto. Cada uno tiene que pagar lo que considere oportuno, no hay una tarifa estipulada, por tanto no te sientas obligado a pagar nada que no consideres que lo correcto.

4.-REGATEAR.

Es un ritual, un obligatorio previo a la adquisición de cualquier producto, una tradición y para mí en particular, una súper diversión. ¡Me chifla regatear!

Aquí nada tiene un precio exacto, todo vale lo que estés dispuesto a pagar. No sé si te gustará más o menos, pero disfrútalo, es diferente, es toda una experiencia. Ya tendrás tiempo de pagar sin más, cuando vuelvas a casa.

Dicen que yo soy muy dura y aún así, siempre acabo pensando que podría haberlo sacado por mejor precio. Si te sirve de ayuda yo lo hago de la siguiente manera:

-dejo que me digan un precio,

-de ese precio normalmente digo mucho menos de la mitad, sin pasarme, todo tiene su valor y no hay que menospreciarlo,

-entramos en el juego de ver quien tira más,

-llegamos a un precio acorde a los dos y se acabó,

-o me voy sin el producto, ya sé que hay está el límite y si realmente lo quiero tengo que subir un poquito.

Así es como yo lo hago, pero cada uno tiene su forma y su modo. Descubre el tuyo con esta original manera de comprar.

5.-VER EL CAMBIO DEL DÍA A LA NOCHE DE LA PLAZA YAMAA EL-FNA EN UNA TERRAZA.

La plaza Yamaa El-Fna es el corazón de la ciudad. Es un lugar en constante movimiento, cada momento del día es diferente; la mañana es trasiego de turistas y locales en sus quehaceres diarios y la noche es barbacoa, restaurantes, tiendas , color y locura.

Para mí una de las cosas chulas y curiosas es subir a una de los miles de terrazas que hay en la plaza, antes de que empiece atardecer y observar como esta se transforma al son de la caída del sol.

Normalmente las terrazas principales y más conocidas están a reventar y suelen cobrar entrada por subir. Yo te recomiendo la del hotel CTM, justo al lado del Café Glacier. Puedes subir aunque no estés alojado en el hotel, sentarte y tomar un té con los locales (aquí es raro ver turistas) y poder observar la vida abajo con tranquilidad y sin agobios.

6.-TOMAR UN CAFÉ O COMER EN ALGUNA DE LAS TERRAZAS DE LA PLAZA DE LAS ESPECIAS O SUS CALLEJUELAS ALEDAÑAS.

La plaza de las especias es súper bonita y los restaurantes que se encuentran en sus terrazas o en las terrazas de las calles que llegan hasta la plaza, son muy cukis. Merece la pena hacer una parada para comer en una de ellas, un paréntesis en mitad de la locura que encontramos en las calles.

7.-ESPECTÁCULO DE DANZA Y MÚSICA.

Cierto es que la famosa danza del vientre no tiene su origen en Marruecos, sino en Egipto. Pero en esta ciudad y sobre todo en los locales más chic y modernos, podrás disfrutar de una cena mientras ves un buen espectáculo de danza y música en directo.

En esta ocasión fuimos de la mano de mi amigo Moises a Malak Emeraude. Un restaurante espectacular, la comida exquisita y el espectáculo impresionante. Es caro, para ser Marruecos, 50 euros el menú sin bebida, pero si te apetece un capricho, un buen rato y algo diferente, no te lo pienses, ¡hazlo y disfrútalo!

8.-JARDINES DE MAJORELLE.

Los Jardines de Majorelle o también llamados de Yves Saint Laurent, son un pequeño oasis en mitad del desierto, o mejor dicho de la jungla que es esta ciudad.

Jacques Majorelle fue el artista-creador de este gran jardín botánico, alrededor de su chalet, a principios del siglo XX. Después de un accidente de tráfico, vuelve a París y con ello abandona su casa y los jardines. Más tarde, es famoso diseñador Yves Saint Laurent y su pareja lo adquieren y rehabilitan.

Hay miles de plantas y arboles diferentes. El color de sus paredes es llamativo y original. Merece la pena darse una vuelta por ellos. La entrada cuesta 7 Euros.

El museo Bereber está dentro y tienes que adquirir una entrada independiente, así como para ver el museo de Yves Saint Laurent, que se encuentra al lado de las taquillas. Ninguno de los dos los he visitado, no puedo deciros si merece o no la pena.

9.-JARDINES DE LA MENARA.

Un gran campo de olivos con un enorme estanque, desde el cual, si el día lo permite tendremos una bonita postal con las montañas nevadas del Atlas de fondo. No os puedo dar más información, porque aún no los he visitado. Queda pendiente para la siguiente escapada.

10.-PALACIO DE LA BAHÍA.

Un gran palacio que sin duda alguna hay que visitar si estás en la ciudad. El precio de la entrada es de 7 Euros.

Para más información sobre el palacio y su historia, pincha aquí.

11.-TUMBAS SAADÍES.

Merece mucho la pena visitarlas, la decoración es impresionante, con un gusto exquisito. No te llevará mucho tiempo su visita y puedes combinarla con la visita al palacio de la Bahía, están muy cerquita.

Más info, aquí.

12.-HAMMAN QUE NO SPA.

Si quieres vivir una experiencia diferente, tienes que ir a un hamman de verdad, NO HAGAS LA TURISTADA.

Dicho esto, alto y claro, os cuento la diferencia. El hamman clásico, no es más que un baño público, donde tiene una sala para las mujeres y otra para los hombres; vivirás la experiencia con locales, además del baño exfoliante, en alguno de ellos tienes la opción de algún masaje, pero no es lo habitual. A diferencia de esto y muy lejos de la realidad están lo que denominan SPA-Hamman, que no es más que un local, donde te dan un baño exfoliante y luego puedes elegir diferentes tipos de masaje. No es nada novedoso, ni típico, lo que si puedo decir es que es caro, muy caro. Nosotras pagamos 50 euros cada una por el servicio de una 1h 45 minutos.

Si vas a un hamman de verdad, deja fuera prejuicios y escrúpulos, ¡vívelo y disfrútalo¡. Otro detalle, el precio de los hammanes locales es ridículo, no me acuerdo exacto lo que pagué la última vez, pero muy poco.

13.-NO COMAS EN LA PLAZA YAMAA EL-FNA POR LA NOCHE.

Como te comenté arriba, la plaza por la noche se transforma y se convierte en una feria de la comida callejera. Ponen un buen puñado de puestos y prácticamente en todos se vende lo mismo: comida de baja calidad, condiciones higiénicas pésimas y caro, muy caro. NO COMAS AQUÍ.

Verás a muchos locales comiendo en los puestos, pero que no te engañe esto, hay una carta para los locales y otra para turistas, a estos últimos nos clavan.

Lo que si tengo que recomendar es que te des un paseo por los pasillos que forman los tenderetes, es muy agobiante como te acosan los comerciales, pero a la vez muy divertido.

14.-COME CARACOLES EN ALGUNO DE LOS PUESTOS CALLEJEROS.

Si no eres demasiado escrupuloso y te gustan los caracoles, no lo dudes, zámpate un buen tazón en cualquiera de los puestos callejeros que encontraras por la ciudad. Están súper buenossssssssssss.

15.-COMPRA DÁTILES E HIGOS SECOS.

Si haces un tour al desierto es mejor que compres los dátiles en Risani, Zagora o Ouarzazarte, pero si no es así, cómpralos aquí mismo. Tienes que probarlos, están exquisitos. Hay muchos tipos, eso sí, no siempre los más caros y grandes son los mejores, pruébalos antes.

16.-DULCES ÁRABES.

Para todos amante del dulzor y la repostería, aquí tiene su paraíso. En el zoco vais a encontrar puestos de dulces típicos y también en alguna pastelería típica.

Los dulces árabes normalmente están hechos a base de almendra, huevo, harina y miel. A partir de aquí, todas las variedades posibles.

 

 

17.-CAMBIA DINERO EN EL HOTEL ALÍ.

El hotel Alí, está en una de las calles que parten de la plaza Yamaa EL-Fna, muy fácil de encontrar. Es el mejor lugar para cambiar dinero, sin comisiones y tiene mejor cambio que en el aeropuerto.

Merece la pena pagar en la moneda local, aunque en casi todos los lugares te van a aceptar el euro.

18.-BEBE TÉ.

Tómate un rico té marroquinito. Aunque tendrás mil millones de oportunidades de probarlo, en varias ocasiones te ofrecerán el té de bienvenida. Ten cuidado de tomarlo a partir de ciertas horas de la tarde, la teína en ocasiones hace estragos.

19.-FREE TOUR.

En Marrakech no tienes muchas opciones de Free Tour, la empresa Civatitis es una de ellas. Aunque no te preocupes, porque tendrás muchas empresas que te hagan uno tour por la medina y más o menos vas a pagar lo mismo que en el free tour, de 5 a 10 Euros.

Recuerdo a navegantes que free no es gratis, sino libre. Cada persona pagará dentro de unos límites lo que considere oportuno, pero hay que pagar un algo. Esto siempre da lugar a confusión.

20.-AlÓJATE EN UN RIAD.

Sin duda alguna, alójate en un riad. Los riads no son más que las casas antiguas de la medina, son súper bonitos y acogedores. Hay muchos, para todos los precios, gustos y colores.

Vas caminando por los callejones de la medina y cuesta imaginar lo que te espera tras esos muros. Parece mentira que semejantes palacetes estén tan bien escondidos.

21.-MADRASA DE BEN YOUSSEF.

Las madrasas o merdesas son escuelas de estudios superiores, normalmente religiosos. Está es la más grande de Marruecos y acogió en la época a más de 800 estudiantes en sus instalaciones; acudían de diferentes regiones del país y vivían en la misma. Actualmente permanece cerrada para su restauración, pero pronto volverá a abrir sus puertas.

22.-COMPRA BABUCHAS O CHANCLAS.

Compra unas babuchas o unas chanclas de piel, merece mucho la pena. Si buscas un poquito, encontrarás gran calidad a bajo coste.

23.-VISITA LOS ALREDEDORES DE LA KOUTUBIA.

La Koutoubia es la mezquita principal de Marrakech. La entrada para los no musulmanes no está permitida, como en todas las mezquitas del país, salvo la mezquita principal de Casablanca. Aún así, paséate por los alrededores, quizá te resulte muy familiar. Parece que por un momento nos hemos trasladado a Sevilla.

24.-VISITA EL MELLAH.

El Mellah es el barrio judío de la ciudad. Reconoceremos perfectamente que hemos entrado porque las fachadas tienen ventanas y balcones. Pasea por sus calles y sobre todo entra en su mercado.

25.-MUSEOS DE MARRAKECH.

En la ciudad hay un importante número de museos, cada uno con sus peculiaridades y características. Te dejo un enlace con toda la información, pincha aquí.

26.-PALACIO EL BADI.

Hoy no queda mucho en pie de lo que antes fue un gran palacio. Yo solo lo visitaría si te sobra tiempo.

27.-EXCURSIONES.

Si vas a estar varios días en la ciudad, te recomiendo que hagas alguna escapada, a saber:

 

Hasta aquí os puedo contar de esta bonita ciudad roja. Creo que con esta son 4 las veces que la he visitado y las que me quedan. Es una ciudad perfecta para una escapada de fin de semana o para un puente; también para hacer de ciudad puente para nuestro viaje por el país.

Si aún no conoces Marrakech, no lo pienses y reserva tus vuelos. ¡La aventura te espera!

SUKRAN.

Una respuesta a «MARRAKECH-27 IMPRESCINDIBLES DE LA CIUDAD ROJA.»

  1. Wonderful post however , I was wondering if you
    could write a litte more on this subject? I’d be very
    thankful if you could elaborate a little bit further. Bless you!

    P.S. If you have a minute, would love your feedback on my new website re-design. You
    can find it by searching for “royal cbd” – no sweat if you can’t.

    Keep up the good work!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *