UN POQUITO DE MI

 

¿ Y cómo comenzar a hablar de uno mismo? Tarea difícil, mucho más difícil que coger la mochila y perderte sola en mitad de la selva Amazónica.

Empezaré por contaros que soy serrana, no serrana de cualquier lugar, soy de uno de los mejores rincones de este planeta, de la Sierra de Segura y concretamente de Pontones, un pequeño pueblo rodeado de grandes y bellas montañas; donde la naturaleza convive en su forma más pura y salvaje con el hombre y donde la gastronomía es mucho más que solo eso, es: cultivo, elaboración y tradición. Este lugar del que podría pasarme horas y horas hablando, este maravilloso lugar, es mi hogar.

Soy nómada por naturaleza, pues la suerte de nacer en un lugar tan aislado te hace de esta condición. Ahora a mis 33 primaveras, puedo decir que pasé por varios hogares, que viví en varias ciudades y las que me quedan aún. Tuve esta suerte, la de conocer mundo, la de encontrarme con personas increíbles en el camino, la de formar parte de diferentes familias, las mismas que hoy forman parte de mi vida y yo de las suyas.

Amante de las tradiciones y la cultura popular, totalmente convencida de que tenemos mucho que aprender de nuestros mayores, ellos tienen la respuesta y solución a muchas, demasiadas preguntas, como para obviarlos.

Enfermera y solidaria, es más, uno de mis sueños sería poder ejercer de un modo altruista y con lo cabezota que soy, bien seguro lo acabaré consiguiendo.

Aventurera y atrevida, bueno eso dicen, yo creo que a veces exageran un poquito. Sin una mijilla de emoción en el día a día, sin esa pizquita de sal, la vida sería demasiado sosa.

Mis padres me han enseñado muchas cosas, las más importantes e imprescindibles para ser la persona que hoy soy y entre tantas lo necesario y sano que es viajar, conocer y descubrir nuevos lugares, nuevas personas y diferentes culturas. Y yo, como la hija bien obediente que soy, llevo al pie de la letra esta buena costumbre.

Viajar es una de mis pasiones, lo hago siempre que puedo.Me encanta visitar nuevos lugares, pero también volver a los que robaron un pedacito de mi corazón. Los aeropuertos de mis lugares favoritos, viajar en tren una de mis pasiones. Pero si hablamos de viajes y tengo que confesar un secreto a voces, no puedo remediarlo, muero de amor por África, el gran continente.

Me gustan los lugares diferentes, originales, la buena comida local, las diferentes culturas y costumbres. Me encantan esos viajes en los que te permites el lujazo de hacer una inmersión en el día a día del lugar.

Son muchos los lugares que quiero visitar, muchas las personas que aún me quedan por conocer en el camino viajero y por no hablar de los platos que me faltan por probar. Poco a poco, viaje a viaje, os iré contando cada uno de los rincones visitados y los datos más relevantes de cada uno de ellos, eso sí, siempre bajo las gafas de esta viajera empedernida y peculiar que escribe.

Yolanda VG.